vanessarosales_ vanessarosales_

3,759 posts   64,723 followers   3,397 followings

Vanessa Rosales  • Escritora • Autora de Mujeres Vestidas • Historia y teoría de moda • Consultora • Master en Fashion Studies, Parsons • Columnista El Espectador

Con mis fantásticas alumnas en el curso de Escritura y periodismo de moda en @uniandes, nos lanzamos al ejercicio de crear una revista.
En las primeras sesiones les expliqué cómo, históricamente, la prensa en Francia sirvió para sellar una ideología que asociaba la #moda a las mujeres. De allí sale mucho de cómo desde entonces se entendió la vestimenta entre los sexos.

Hablamos sobre las distintas voces que han dado las editoras de la #Vogue norteamericana. Sobre cómo la prensa francesa en #LeMonde y la británica en #TheGuardian han tratado la #moda como arte elevada y como cultura popular respectivamente.

Hemos hablado sobre cómo la #moda, ligada siempre a las ropas sí, también es un mecanismo de ideologías y significados culturales.
Y también sobre los temas que inhiben las posturas más críticas dentro de la industria.

Hemos hablado sobre el proceso que Agnès Rocamora verbaliza como “remediación” entre medios tradicionales - revistas y periódicos - con medios digitales - la blogosfera.

Y una de las grandes conclusiones ha sido que los medios colombianos no han sabido responder muy bien a las audiencias actuales. Miran afuera más que problematizar lo local. Persiste un conservatismo.

No hay muchas representaciones pensativas - (a pesar de que vivimos en un momento en que muchas más personas parecen expresar deseo de leer piezas más pensativas sobre #moda y sus conexiones con otras esferas). Se ha hecho evidente que el concepto de #moda que se tiene confunde opiniones y experticias. Que no se ha sabido concertar mejor la relación comercial con los contenidos.
Y hay una tendencia a crear mensajes que a veces desdibujan los matices que requiere el análisis y cuestionar.
Vamos a ver qué sale de este bello experimento. 🤓 💌

My wonderful students and I have ser out to create a fashion magazine as a shared project in the course I am currently teaching on fashion writing.

We have discussed how, in eighteenth century France, the press played a significant role in sexualizing #fashion, sealing it as something female. We have discussed how the media can act as an ideological vehicle as to how we perceive and render fashion. Beautiful experiment to be seen

Con @fdsfueradeserie hemos creado un bello espacio para la feminidad, la tertulia y la reflexión, la consciencia y la mezcla entre estilo y sustancia. #ClubMujeresFDS

Hemos hablado sobre la liberación femenina y el clima de feminidad que atravesamos; sobre los ideales de feminidad en el tiempo y cómo reflejan libertad y poder; sobre la forma cómo se construyen las ideas de mujer y cómo eso afecta cómo nos imaginamos a nosotras mismas, cómo nos amamos, cómo nos vemos.

Comienza con una conferencia que dicto al comienzo y se vuelve en una tertulia maravillosa con las personas sensibles e inteligentes que han estado.

Pronto vienen más espacios de estos.

Pantalón, chaqueta y top de #FDS

Gracias con el corazón @hi.powergirl por hacer belleza visual lo que escribo, lo que con palabras intento de modo constante para crear consciencia femenina. ❤️ Decía ese texto:

Mi mensaje, personal, los rastros de mi subjetividad, pueden decirle a las mujeres que me leen: ten coraje de conocer la voz que te susurra lo cierto, ten audacia ante las constricciones de lo convencional (si así te lo pide tu esencia); ten valentía de ser y de romper los moldes que son legados añejos, ideas que se instalaron en tu subconsciente y que, tal vez, no son espejo de tus fuerzas, visiones o deseos. Sé. No sin sentir temor, pero sí con la resolución de serte fiel. De crear una vida que te refleje constantemente

{La intensa mirada masculina} es un concepto de la teórica del cine Laura Mulvey de 1975.

Con eso explica cómo se ha construido lo masculino y lo femenino en lo visual.
Que las mujeres se fabricaron como el objeto de placer de la mirada masculina. Que los hombres miran a las mujeres mientras ellas se ven a sí mismas mientras son objeto visual para una mirada ajena. Que las mujeres no construían su propio discurso subjetivo sino que eran un objeto pasivo para esa mirada masculina.

Esa mirada no sólo se refiere a su versión más literal - la forma cómo los hombres miran a las mujeres con sus ojos, sino que se trata, como explicaba Mulvey, de todo un sistema del mirar, de una estructura visual donde entran otros temas, como el deseo, el poder, la igualdad y la libertad.

En ese sistema, los hombres - el director del film, los hombres en la audiencia - se veía a la mujer como un objeto plácido para desear, hecha para la complacencia varonil, representada muchas veces de forma simplista y en binarios.
El tema es que las mujeres fueron interiorizando esa forma de verse también a sí mismas. Una de las imágenes más duales es la de la mujer vestida que se mira al espejo mirándose a sí misma al tiempo que esa mirada es atravesada por la intensa mirada masculina.

Las liberaciones femeninas han permitido cuestionar esa mirada, redefinirla. Crear cada vez más una mirada también femenina - ya que muchos dominios que fueron exclusivamente masculinos van teniendo más presencias que enriquecen ese mirar.
Queremos ser vistas y reconocidas muchas veces por esa mirada masculina. Pero qué sucede si la forma en que se enseña a que los hombres nos miren nos lastime. Qué sucede si esa es fuente de definición femenina. Y cómo incentivamos a que esa mirada masculina vea en la mujer un par, de dimensiones múltiples e igual de libre.

Hay mucho todavía por analizar y transformar en cómo la masculinidad mira y percibe lo que se ha construido #femenino. De ahí viene mucho de lo que sostiene imaginarios, actitudes, y categorías.

La #libertad de definirnos.

Cómo nos perciben los otros, lo que miran, lo que aprecian, lo que juzgan, lo que asumen, lo que admiran.

Todo eso forma impresiones, guías - pero no el sitio desde donde asumirnos.

La tradición de lo femenino ha enseñado que las mujeres se definan a sí mismas a través de las percepciones de otros.
Mirarnos a nosotras mismas siendo vistas. Cuando la #moda se selló, en ideología, como algo de mujeres, uno de los argumentos era que las mujeres “por biología”, están inclinadas a complacer. Fabricación.

Mientras, lo masculino se definió desde el hacer, el actuar, la función y estar por fuera de la auto-consciencia estética de sí. (Lo curioso es cómo eso refleja cómo el rol del ser productivo y público se trazó de un solo lado de la balanza). Esa libertad, específica, de poder definirnos nosotras mismas.
Complicada siempre por las contrariedades de la cultura visual en la que vivimos; por las ambivalencias de la #feminidad.

Pero ser libres, más allá de los otros, de definirnos.

Hacernos el centro de percepción de nosotros mismos.
. ••💌💌💌💌💌💌•• Treasure the freedom to be able to define ourselves, beyond external gazes, outside perceptions, and other’s impressions. The womanly gift to define ourselves from within.

By @crimsoncrazed
@katerina_martina

Ayer estuve en un evento magnífico sobre nuevas masculinidades, de #OnuMujeres y la embajada de Suecia.
Confirmé algo que hace un tiempo intuyo con más fuerza, y que se ha ido revelando más en mis tiempos de estudio: que hablar sobre #feminidad, implica hablar sobre lo masculino. Que debido a la consciencia y las transformaciones que se han dado en lo #femenino, por las perspectivas #feministas, estamos llamados a resignificar lo masculino para generar cambios en las estructuras que todavía marcan desigualdad y falta de libertad.

Que necesitamos que los hombres se proclamen feministas, que necesitamos integrarlos para generar consecuencias más integrales; que necesitamos sembrar en ellos desde pequeños la empatía hacia la experiencia femenina.
Que hay mucho de lo que se ha consagrado como “masculino” que es fuente de lo que lastima. Que eso revelan las estadísticas - que inhiben en los hombres expresión, ternura, cuidado, estética. Y que de allí vienen los imaginarios limitados, basados en fuerza y dominio; que muchas veces aíslan a los varones en espirales que se transforman en violencia, confundida dolorosamente con hombría. Y que hay mucho de esos moldes basado en las ideologías patriarcales que no se sostienen desde la biología. La masculinidad dañina es también - como ciertos aspectos femeninos - invención y a través de ella, desmantelándola, podremos encontrar más vías para la prosperidad y el bienestar que materializan la igualdad.

Los procesos de libertad e igualdad femenina nos llaman a integrar a los varones; a hacerlos sentir que la liberación es para todos. Que mover las estructuras implica también el feminismo masculino.

Más sobre este tema pronto.

Esta es la cara que registra cuando mis afectos o amigos me hacen “des-densificarme” y me capturan de manera desprevenida.

Nunca ha sido fácil para mi sonreír en las fotos, soltarme, permitirme fluir. Es una forma de vulnerabilidad que he ido creando en mi vida.
Calculo mucho mi imagen, porque nunca ha sido fácil extraer mi sentido de identidad de la apariencia física. Aunque me encante lo que puede ser el performance del vestir.

Lo importante que es salir del cálculo, de salir de la auto consciencia, de ser quien brota cuando la presencia amorosa de los amigos nos permiten ser, sin el cálculo de la imagen, sin estar al tanto, vigilantes, de lo que en teoría nos define. •💌💌💌💌💌💌💌💌💌💌💌💌💌💌•This is the face that comes up when my friends capture me off guard, in realness, beyond the dense halo that they all know characterizes me.
It has never been easy for me to smile in pictures. I calculate my sense of image, for I have never felt comfort in extracting my sense of self from appearance (although I love the performative aspect of clothing and style.) There is always a loving sense of freedom from tapping into our unguarded authenticity: the one that bursts when friends and affections provide us the company in which to be.

Una mujer singular. Una mujer sola. Una mujer individual.

Si el mundo poco se ha sentido cómodo con la #libertad femenina, tampoco ha sido muy receptivo a la ecuación mujer-soledad.

Las mujeres solitarias han sido objeto de invenciones fantásticas.
Son las extrañas forajidas. Las criaturas misteriosas y peligrosas que se rodean de gatos. Que habitan casas encantadas. Que rebasan la comprensión o aprobación convencional. En momentos del pasado, si enviudaban o no llegaban al dominio del casamiento, eran objeto de sospecha sostenida.

Se les ha asignado el término ‘bruja’ para articularlas dentro de un orden que resulte comprensible desde la racionalidad de las dicotomías convencionales. (No en vano, las estadísticas de lo que fue la brujería en la Europa medieval de ciertos periodos y en ciertos lugares, revela que muchas veces aquellas mujeres de las que se sospechaba de dotes brujeriles eran simplemente mujeres solitarias, musas de un temor visceral). ¿Por qué esa amenaza ante las mujeres y la soledad? ¿Por qué el rechazo ante el prospecto de una mujer que no habita la vida a través de los vínculos convencionales?

Por las expectativas. Por lo que se fabricó y persistió como “lo femenino”. Por el estereotipo de los roles limitados. Porque durante siglos casamiento y maternidad fueron las únicas dos vertientes de identidad femenina aceptables.
Porque el mundo, largamente contado desde la mirada masculina, se habituó a considerar que todo cuanto una mujer realiza está dirigido, orientado, motivado para gravitar alrededor de las voluntades varoniles.
Pero cómo explicar que aún hoy persista cierta mirada, cierta sospecha ante las mujeres solitarias.
Porque las liberaciones son muchas y amplias pero muchas estructuras de percepción persisten.
Porque todavía muchos se sienten amenazados con la idea de que las mujeres escojan, con estampa libre, lo que desean como individuos. Extender un poco más la soledad. Entrar en el asentamiento afectivo de manera más tardía.
Escoger, en últimas, términos más individuales para ser y vivir •🔮
@_fisher.man_

Nuevo video en mi canal de #YouTube sobre la masculinidad - link en mi perfil

Hay mucho moralismo con el #feminismo, chicos.
Se fiscaliza, se juzga de manera constante.
Se señala que esto o aquello es “mal feminismo”, “bueno”, insuficiente, demasiado de esto, muy poco de aquello.

Es doloroso ver cómo de manera constante se siente en posición de señalar lo que es feminismo “verdadero”. La brillante Roxane Gay escribe algo que resonó mucho en mi: cada vez que una figura o personaje feminista comete un error, una falacia, ponemos en tela de juicio al Feminismo en sí.
Se nos olvida que el #feminismo es, ante todo, un movimiento humano, hecho por humanos, compuestos por capas, multiplicidades, inconsistencias, contrariedades. Bellezas y espinas.

Se quejan de que este o aquel #feminismo es demasiado esto, muy poco de lo otro, olvidando que, si bien se trata de algo que busca #libertad e #igualdad, los significados de esas dos palabras varían según contexto.

Olvidamos que quienes llevan el #feminismo son seres falaces, que como todos, sólo pueden tener cierto alcance, no pueden abarcar todas las temáticas, todos los ángulos.

Con frecuencia, en mis conversatorios, cuando señalo el trabajo de alguna pensadora feminista - Simone de Beauvoir, Andrea Dworkin, Gloria Steinem, - le sugiero a las chicas que humanicen a la pensadora.
Que aterricen su vida para comprender de cierta manera de dónde vienen sus inquietudes, sus heridas, sus ideas, sus respuestas.
Duele que se juzgue tanto un movimiento tan hermoso, tan grande, tan dador de tesoros para la vida femenina y masculina porque es, al final del día, humano.

Demos una mirada más sensata y matizada a la humanidad inevitable que entraña el feminismo y sus posibles significados. •(texto, junio ‘18)

Foto @_fisher.man_

Desde el 2017, con la llegada desafortunada de Trump a la presidencia y con los ánimos culturales del momento, la #moda empezó a volverse plataforma más distintiva para mensajes de feminidad consciente y poderosa.

Con todos sus matices, problemáticas y espinas, empezó una tendencia: la camiseta con el mensaje de Chimamanda Adichie en la camiseta de #Dior en portadas como la de #Elle; mensajes en desfiles de Prabal Gurung; el giro de #TeenVogue.
Esta campaña de @rebeccaminkoff apela a ese espíritu también. Me gusta porque apela a un tema que me parece fundamental en las liberaciones femeninas: la idea de multidimensionalidad en las mujeres.

#IAmMany - #YoSoyMuchas
Me parece que responde a algo bello de nuestra época - que cada vez más se reclama, se reformula y se define la pluralidad de lo que puede ser #femenino. •⚡️⚡️⚡️⚡️⚡️• I celebrate this #fashion campaign, as it appeals and celebrates the multidimensionality of femininity; as it responds to a wider trend in which what feminine means becomes more visible in its multiplicity of meaning.

Cuando se estudia la #historia de las mujeres, se encuentra que la figura de #Eva es fuente de muchas percepciones hacia lo femenino.

Aunque la ideología religiosa no sea literal o consciente, Eva es un símbolo poderoso de las estructuras con que se mira a las mujeres: de esas estructuras donde nos fijamos constantemente en lo que hacen, visten o no las mujeres, pero en las que nos fijamos poco o nada en por qué los varones creen que pueden hacer ciertas cosas ante una mujer sola, por ejemplo.
La culpa atribuida a lo femenino, la acción “provocada” que se habilita en lo masculino.
La historia de Eva guarda el mensaje de que la mujer es la entrada del mal al mundo, el ser culpable, castigada con dolores de parto y subordinación a un marido.

Leer eso, verlo en los textos, descubrirlo en los estudios - hiere.
Colectiva, profunda e inconsciente esa mirada ve en la #mujer un ser culpable.
Y representa una masculinidad sin sentido de restricción; “llevada” por la fuerza de un deseo que endosa responsabilidad a la mujer.

Incluso en la #moda o en temas de la apariencia esta dualidad está presente.
Se espera que la mujer sea objeto visual placentero, pero se le condena de frívola y banal por atender los asuntos de la apariencia. El vestir se ve como un tema ajeno al intelecto.

Con consciencia de eso, reescribimos las estructuras de percepción que son hirientes.

Cuando conocemos los símbolos, podemos reclamarlos, rehacerlos, subvertirlos

@zicorodriguez
⚡️⚡️⚡️⚡️⚡️⬇️ English

Most Popular Instagram Hashtags