revistaojo revistaojo

1933 posts   22548 followers   600 followings

Revista Ojo  Revista de espíritu joven | Periodismo, arte, cultura digital y creatividad | Caracas - Venezuela

http://revistaojo.com/2017/07/23/asi-nacio-el-gobierno-paralelo/

Por: Ezequiel Abdala | @eaa1717

Cuando se escriba la historia, los libros habrán de contar que la génesis de ese gobierno que ejerció funciones en paralelo con el de la dictadura tuvo lugar no en el Hemiciclo de Sesiones de la Asamblea Nacional, sino en una plaza pública (la Alfredo Sadel) en la que con andamios, mucha tela negra, sillas de salón de fiesta, mesas revestidas, cornetas colgantes y unas tarimas improvisadas, se llevó a cabo el acto de designación y juramentación de los nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

No lo dirán los libros, pero el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, encabezó la sesión vestido con una chaqueta crema de cuadros que parecía sacada de una película de los años sesenta y lo hacía lucir, con sus lentes de pasta, como el arquetipo del padre de ese tipo de films. Tampoco lo dirán los libros, pero tenía corbata vinotinto, y eso era lo único en lo que coincidía con Freddy Guevara, que para la ocasión optó por un traje negro. Sobre el podio de presidencia (en realidad una mesa con una tela azul encima) lo que había esta vez era agua (atrás parecen haber quedado los tiempos en los que Borges podía tomar Coca-Cola) y un par de micrófonos.

Reflejando lo que está en las actas, los libros dirán que se llevaron a cabo dos sesiones distintas, aunque para los que desde afuera las acompañaron (la plaza estaba llena de gente) en realidad lo que hubo no fue más que un solo acto con un intermedio. El sentido común no conoce de burocracia, ya se sabe; y a los actos administrativos del poder esta le sobra, también se sabe. [Puedes leer el texto en nuestra web. Link en bio]

#Opinión, por @emmarincon
Algunas personas solo quieren ver el mundo arder. No lo dijo Platón o Montesquieu, lo dijo Alfred refiriéndose al Guasón. Ciudad Gótica también posee un sinfín de conjeturas políticas sin resolver, pero, ¿cómo se asemeja la situación actual de Venezuela con el comic y en qué se diferencia? Sencillo: en nuestro caso el Pingüino, el Guasón, Ra´s al Ghul, Bane, Harley Quinn, Enigma, y Sr. Frío están dentro de Miraflores, ostentan el poder, las armas, los ejércitos armados y bandas criminales; en el comic son tan sólo un grupo de desadaptados cuyos intentos por adueñarse de Ciudad Gótica siempre son evitados por los cuerpos policiales, o en última instancia por Batman. Ahora bien, en nuestra realidad no hay un Batman, y tampoco cuerpos policiales (hablemos sin tapujos, eso en Venezuela no existe), sí un Guasón, un Pingüino, y una Harley Quinn, que están dentro de Miraflores, y que tal como Alfred aseveró solo quieren ver el mundo arder.

La semana pasada estuve reunido con un par de diputados de la Asamblea Nacional (las reuniones fueron por separado —nada serio—). En dichas conversaciones ellos y sus colaboradores afirmaban que la Constituyente no iba, que había negociaciones de por medio y que no llegábamos al 30; yo creo (y ojalá me equivoque) que la Constituyente sí va; es más, nunca he tenido dudas que va a aprobarse: echarla para atrás en este momento tendría un peso político demasiado alto para el gobierno y, como ya lo he dicho, hay personas que solo quieren ver el mundo arder. [Puedes continuar leyendo el texto en nuestra web. Link en bio]

#Crónica, por @eaa1717

A las 11:26 (hora del reloj del metro) llega el tren al andén de Miranda, y a las 11:45 (hora de mi reloj, porque el de la estación estaba apagado) los pasajeros pisamos el de Capitolio. Son diecinueve minutos que para justificar lo radicalmente opuestas de ambas realidades debieron durar por lo menos las diecinueve horas de un vuelo Nueva Jersey – Singapur. Y es que mientras Los Palos Grandes era desde las seis de la mañana silencio, soledad, vacío y barricadas, el centro de Caracas, sencillamente, era el centro de Caracas: con su decadencia y suciedad perennes, sus “se compra oro, oro, oro, se compra, se compra, se compra oro” acosando a cuanto viandante pasaba, sus vendedores de hierbas milagrosas, objetos raros y revistas viejas, sus tiendas abiertas, y todo el folklorismo chavista en su máxima expresión. “No se equivoquen: territorio socialista” advertía un cartel, ubicado en la entrada de un mini-centro comercial (ahora llamado comunal, claro está) que se encuentra en frente de la Asamblea Nacional (de mayoría opositora) y al lado de un Wendy’s (de propiedad imperialista), y en el que en varios rincones y locales se ejerce la siempre progre y humanista actividad de compra-venta de metales preciosos y moneda extranjera (“euro, dólares, se compran euros y dólares, euros y dólares”) al precio justo del mercado negro (Dólar Today). A una cuadra, en la Plaza Bolívar, una mujer deja la garganta en una consigna que evidencia no sólo capacidad crítica sino también conciencia y sobre buen criterio: “Uh ah / Maduro no se va / ahí lo puso Chávez / y allí se quedará”. Luego de eso, presenta a un candidato a la Constituyente, que decide que en vez de lanzar un discurso (¿pa’qué?) él lo que va es a cantar música llanera. Y allí se lanza el hombre. Invita a votar el 30 (“llueva, truene o relampaguee”) y arranca con su corrío , que es en verdad (a todos nos quedó claro) lo que le gusta. [Puedes continuar leyendo el texto en nuestra web. Link en bio]

#Entrevista, por: @JuanSanoja || Son hijos de la represión. Nacieron para enfrentar las peores condiciones. Sus pulmones se han llenado de gas y sus cuerpos son un solo tatuaje compuesto de mil cicatrices. Vinieron al mundo con la Revolución Bolivariana y están dispuestos a entregar su vida, literalmente, para que el resto de Venezuela deje de padecer el Socialismo del Siglo XXI. Terroristas según quienes hoy gobiernan –antaño golpistas, guerrilleros y encapuchados–, se han convertido en un símbolo histórico de esta lucha. Santos en mil hogares, héroes nacionales por consenso, su papel en la crisis comienza a ser controversial. No han sido estos los días de calle, calle y más calle. El plebiscito y la liberación de Leopoldo han enfriado el pavimento y ellos, independientes por convicción, están configurando su propia agenda ante la discrepancia con una Mesa de la Unidad de la que, según nuestro entrevistado, no han recibido ni financiamiento ni asesoría.
Su crecimiento ha sido orgánico y rudimentario. Fueron coincidiendo en manifestaciones y la empatía hizo el resto. No sólo luchaban por lo mismo, sino que lo hacían de la misma manera. Había que organizarse y buscar apoyo. Fue así como empezaron a crearse células con diferentes anillos de confianza. El organigrama no es nada del otro mundo: grupos de 30-40 personas que se reúnen en el mismo lugar y a la misma hora para hacerle frente al gas, agua y perdigón, mientras unos 6-7 se encargan, además de resistir, de labores logísticas y de establecer el modus operandi. Cada resistencia es un universo y no hay emperador que los gobierne. En Revista OJO tuvimos la oportunidad de conversar con uno de estos jóvenes y esto fue lo que nos dijo: [link en bio]

#JóvenesInformados: Restan once días para la Constituyente y Venezuela, de por sí productora a mansalva de noticias, está viviendo la recta final a 300 km/h. El comunicado de Donald Trump alborotó el avispero y le ha permitido al chavismo repetir hasta el cansancio una de sus consignas favoritas: «según el principio de la autodeterminación de los pueblos, repudiamos el injerencismo y reafirmamos nuestra condición antiimperialista». Tareck El Aissami salió a decir que tomarán medidas económicas, políticas y diplomáticas para enfrentar la amenaza imperial, en el marco del Consejo de Defensa de la Nación activado por el primer mandatario, que incluye además un Plan Especial para la búsqueda y captura de conspiradores. “No estamos dispuestos a ceder en cuanto a nuestro derecho a ser independientes, libres y soberanos”, afirmó por su parte Padrino López, quien mencionó que una alianza de países opera en contra de la patria de Bolívar y catalogó de insólitas las declaraciones de Federica Mogherini, representante de la UE para la Política Exterior, que dejó abierta la opción de sancionar al gobierno venezolano. Sanciones que Luis Almagro, ante el Senado de Estados Unidos, consideró que serían de ayuda para acabar con la dictadura de Nicolás Maduro. A la presión de Europa y USA se le suman las ya conocidas declaraciones de Santos y los consejos de Michelle Bachelet, presidenta de Chile, que recomendó una salida pacífica para evitar un choque brutal. La MUD, con el dicharachero Allup a la cabeza, atendió un asunto pendiente y ofreció, por fin, su proyecto de país de cara a un cambio que considera inevitable: un plan de atención inmediata a la crisis humanitaria, con énfasis en la alimentación y salud, así como una estrategia para abordar la inseguridad, son algunas de las propuestas. Capriles, que no asistió al anuncio de la Unidad, informó desde su trinchera digital que la oposición está al tanto de todas las críticas y encauzará su camino para evitar los dibujos libres y darle a la lucha la intensidad que merece. Luisa Ortega, ya experta en dar titulares, dio la sorpresa de la jornada al mostrarse en desacuerdo con el nombramiento de los nuevos magistrados.

#OjoConLosFotógrafos, por: @eaa1717 | Foto: @rafaelbriceno

Cristian Hernández (@fortunecris) no tiene cara para su edad. Tampoco para el oficio que ejerce. Vestido con una camisa beige, como estaba ese día, bien podría pasar todavía por bachiller. De parasistemas si quieren, pero bachiller. Y resulta que no. Resulta que ese muchacho flaco y despeinado con el que hablo entre bulla, cerveza fría y lonjas de cerdo en los populares chinos de Los Palos Grandes, es en realidad un tarajallo de 27 años, con título de Comunicador Social de la UCV, un montón de medios en su CV (‘El Tiempo’, ‘Tal Cual’, ‘2001’, ‘Últimas Noticias’) y parte del ‘staff’ profesional nada menos que de la madrileña agencia EFE.

Y quién lo diría. Porque en principio Cristian lo que quería era hacer radio; y de hecho fue ello lo que lo motivó a estudiar Comunicación en la Central. Sin embargo, en su camino se cruzaron la fotografía y Héctor Castillo (fotoperiodista de ÚN y profesor de la UCV) y lo demás fue una historia que él resumirá magníficamente con un “mis fotos eran mejores que las de todos mis amigos…y bueno”. Y bueno que entonces se dio cuenta que servía para eso, se compró una Nikon D40X, hizo algún taller, salió a la calle, conoció a otros fotoperiodistas, aprendió de ellos, comenzó a experimentar, trabajó en un montón de medios, llegó a EFE y cuando ya estaba considerando irse de Venezuela, estallaron las protestas y, contrario a lo que haría el resto del mundo, se quedó demasiado.

El día de la entrevista tenía el cuerpo lleno de cicatrices, producto de la cantidad de bombas, piedras y perdigones que ha recibido, y también de alguna caída inexplicable y memorable. Hoy, día de la publicación, no tiene teléfono: se lo robaron los colectivos, junto con una de sus cámaras, el 05 de julio en la AN. Ese día lo tiraron al suelo e incluso lo patearon. Pero no lo sacaron de la calle. Cristian no se arredra ni se asusta, sigue. ¿Qué se le va a hacer?: le gusta estar en la candela, que es, de hecho, la forma que tiene para describir su oficio.

En nuestra web la conversación con un pirómano de las fotos. Link en bio.

#Análisis, por: @JuanSanoja || La MUD no lo ordenó, pero Caracas amaneció con trancas en varios sectores. No estaba en la agenda anunciada por Freddy Guevara, en el itinerario de la hora cero, pero así respondió parte del pueblo venezolano. Quizá por el llamado del rambo Óscar Pérez, quizá por el descontento ante la ‘escueta’ agenda de la Unidad o quizá motivado por la opinión de Capriles, quien anoche consideró insuficiente el plan trazado por la oposición y hoy, en Venevisión, volvió a ofrecer unas declaraciones que dan en el clavo: "Hay que avanzar. Si no le das a la gente una hoja de ruta, comienza el dibujo libre. Eso es lo que no queremos". La oposición, que siempre ha batallado por ser monolítica, no puede permitir que se pinte un garabato por aquí y otro por allá. El mapa, ahorita, no puede ser un croquis abstracto, pues sólo con un diseño preciso se podrán obtener los resultados deseados. La hora cero ha empezado con cero organización y cabe preguntarse si Luis Vicente León ha tenido razón todo este tiempo: ¿La oposición requiere un único líder? ¿Es necesario que la MUD se maneje al más puro estilo campaña presidencial: es decir, todos para uno y ese uno que dirija a todos? Dice León que de esta manera habría mayor control en las protestas y los métodos de lucha serían más efectivos. País caudillista, el venezolano ha necesitado a lo largo de su historia al líder carismático arrastra gente. Y pareciese que hoy, con los males que eso conlleva, el momento está para una sola voz cantante. Alguien que pida la pelota y diga que aquí se jugará así o asao. Fragmentarse, a estas alturas, es morir en la orilla. Ya lo del fin de semana pre Consulta Popular había sido sintomático –¿Dos o diez horas de trancazo?– y lo ocurrido hoy es suficiente para empezar a preocuparse.

#Crónica, por @eaa1717

Catia, a las 4 de la tarde, es puro nervio y tensión. Una moto sin placa se atraviesa en medio de la calle y detiene el tráfico de los que intentamos ingresar a la Avenida Sucre. No media explicación alguna, sólo el revólver que el motorizado lleva en la cintura a la vista de todos. A medida que pasan los minutos comienzan a llegar más: todos en motos sin placa y con armas a la vista. Son los temidos paramilitares chavistas, que eufemísticamente se agrupan bajo el nombre de colectivos. Puede que alguno de ellos, quién sabe, sea el que casi dos horas antes asesinó allí mismo a una mujer e hirió a varias personas cuando abrieron fuego contra el Punto Soberano que se encontraba frente a la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, que tenemos a la derecha. Es la fiesta patronal del templo, y a esa hora está asediado. Afuera están la PNB (que no hace nada), el DGCIM (que tampoco hace nada), los paramilitares (que hacen todo) y un grupo de personas vestidas de rojo hablando (insultado) con un parlante. Adentro, secuestradas, hay casi 500 personas, que al momento de producirse el tiroteo buscaron refugio allí y llevan más de dos horas encerrados. Entre ellos está el Cardenal de Caracas, que a las 3 de la tarde iba a celebrar la misa mayor y terminó también atrapado. Las oraciones no son exactamente de acción de gracias, sino de petición de protección.

Una jaula de la PNB se detiene frente a la puerta oeste del templo, de la que comienzan a salir los primeros secuestrados directo al vehículo. Cuando se llena, la jaula sale del templo escoltada por una buena cantidad de efectivos policiales, ante la mirada siempre desafiante de los motorizados sin placa y con armas. Es realmente alucinante: en lugar de dispersar a los paramilitares, la PNB, siempre proclive a echar bombas lacrimógenas, lo que hace es desalojar a los ciudadanos de sus espacios. El DGCIM sólo observa. Y los paramilitares a sus anchas. A todos (que hace rato escondimos ya los carnets y equipos de prensa) nos queda claro quién manda en la zona y lo imperioso que es para nosotros salir cuánto antes. [Puedes continuar leyendo el texto en nuestra web. Link en bio]

#JóvenesInformados: No las hizo acostado en el diván, pero las declaraciones del siempre sonriente Jorge Rodríguez hubiesen bastado para internar a cualquier paciente: que si la oposición había perdido cinco millones de votos desde el 2015, que si el resultado lo habían multiplicado por tres, que si había que restar el voto de los extranjeros y de los electores múltiples, que si el pato y la guacharaca. En fin, que al exrector del CNE le faltó decir que lo de ayer había sido una votación de junta de condominio hecha entre el Country Club y Miami. Su perorata sólo sirvió para confirmar que el resultado del plebiscito es positivo –más aún cuando se dio a conocer que fueron 7.6MM de votos– y que la oposición venezolana tiene un capital político sustancioso para enfrentar lo que viene. ¿Y qué viene? La polémica e indefinible hora cero. Freddy Guevara explicó que mañana habrá sesión de la AN para recibir la totalidad de las actas de la Consulta Popular e iniciar el proceso para designar los nuevos magistrados del TSJ, trámite que debería concluir el viernes; el miércoles, convocó a los ciudadanos a que asistan a los puntos soberanos donde votaron para crear los comités de la hora cero e informó que ese día comenzarían las gestiones para el establecimiento del gobierno de unidad nacional; el jueves, finalmente, habrá un paro cívico de 24 horas. Ante la falta de contundencia demandada por los más radicales y el anuncio de que un diálogo puede ser posible –“si el régimen acata la decisión soberana del pueblo y retira su Constituyente”–, la MUD está ante el reto de conducir su base electoral por un solo camino y establecer métodos de lucha que no fragmenten sus votos. La palabra que empieza por ‘d’ y termina en ‘iálogo’ causa escozor en varios sectores de la oposición, pero a tan sólo 15 días, si esa es la única carta que queda, pues habrá que jugarla.

#Análisis: La de Atlas cargando al mundo es una imagen que bien puede ilustrar lo que significó realizar la consulta de ayer: sin CNE, sin Plan República, sin los centros electorales de siempre, sin poder hablar de ella en los medios ni mucho menos hacer campaña y con apenas tres semanas para montarlo, el Plebiscito fue, en primer lugar, una prueba de fuego logística y operacional cuya magnitud solo pueden valorar, en su justa dimensión, quienes participaron de ella. Sobran testimonios de jornadas de trabajo diarias de 18 y 20 horas, de reuniones hasta el amanecer, llamadas interminables y mil tareas por hacer. No faltan, tampoco, las historias desesperadas de aquellos que abrumados por el peso de todos los pendientes que había hasta el sábado en la tarde estuvieron a punto de tirar la toalla. Nada de eso se vio pero todo sucedió. Y además con recursos justos y apelando al empeño voluntarioso y desinteresado quienes lo organizaron, que trabajaron mucho y cobraron poco (o nada). Ya sólo por allí, que la consulta se haya llevado a cabo del modo impecable en el que se llevó, bastaría para sentirse satisfechos. Ahora bien: el resultado. 7.186.170 fue la cifra que dieron los rectores, con 95% de las actas escrutadas. Fue conocerla y decepcionarse muchos. ¿Por qué? Por la cantidad de humo que se dejaron vender: la gente (cadenas de WhatsApp y opinadores y políticos irresponsables mediante) esperaba un número industrial (11 millones) hecho a base de producción artesanal. Y eso, por más entusiasmo y voluntad que haya, es imposible. Bastaría apenas insertar, dentro del contexto ya explicado, un solo dato para entenderlo: el del número de mesas. Ayer había 14 mil mesas, cuando en cada elección lo usual son 45 mil. A partir de allí, extrapolando e intrapolando, es que se puede hacer alguna remota comparación con los procesos electorales. A partir de allí tiene sentido preguntarse: ¿si en un plebiscito improvisado se sacaron 7,2 millones, cuántos (más) no podrían obtenerse en una elección normal? He allí el detalle. Y la vara de medida.

#OJOconel16J: Más que consulta, ha terminado siendo veredicto: el pueblo venezolano se ha pronunciado hoy en contra de la dictadura y de su Constituyente. Son cifras oficiales que 7.186.170 de venezolanos participaron en el plebiscito, que tuvo todos los obstáculos para realizarse y que sin embargo congregó a un número importante de venezolanos, que desde todas partes del mundo y a partir de las primeras horas de la mañana del domingo coparon (cualquier otro verbo se queda corto) los llamados Puntos Soberanos (2.100) para expresarse. Fue una jornada profundamente cívica y festiva, que llenó las calles de democracia, optimismo y alegría, y que dejó clara la voluntad democrática del venezolano y su carácter rebelde. No hay que llamarse a engaños: pacífico y civilizado, el plebiscito de hoy fue a su vez un categórico acto de desobediencia y rebeldía. Desde el poder intentarán descalificarlo apelando al detalle anecdótico o al caso premeditado de cinco o diez que en conciencia se prestaron a votar varias veces para sabotearlo. Tonterías. Es incontestable que la gente salió en masa a expresar su voluntad de cambio. Quien lo quiera entender, bien, y quien no, también. Negar lo evidente y hacerse oídos sordos ante una realidad tan tremenda es engañarse gratuitamente y sólo perjudica a quien lo hace. No hay que ponerle más letras a algo tan simple: el pueblo habló.

#OJOConEl16J Concejal Juan Carlos Vidal da cifras del municipio Sucre: alrededor de 130.000 votos. También supera expectativas.

Most Popular Instagram Hashtags