mauricio_schroeder mauricio_schroeder

952 posts   82,976 followers   573 followings

Mauricio Schroeder  Inspire. Be inspired. Repeat. #BrevísimosRelatos

Sobre humano y naturaleza muerta: a modo de defensa de la noción de cierto tipo de percepción absoluta, hay razones evolutivas y biológicas que explican nuestro criterio sobre la misma. Las personas y los animales tienen preferencias visuales innatas que son usadas para juzgar el atractivo y la afinidad. Estamos programados para percibir ciertas cosas como bellas. Se aplica a instancias como paisajes y estancias. ¿Acaso ciertos paisajes, no insinúan elementos atemporales que podrían haber indicado a nuestros ancestros que tal o cual lugar era apropiado para cazar, cultivar o encontrar pareja?
Así mismo se encuentran los mejores para fotografiar una construcción que fue realizada bajo el mismo precepto.
#BrevísimosRelatos

Tengo una aberración por la felicidad total, lo sé, que requiero pequeñas muestras de su contraparte a diario. ¿Quién no? Así la alegría sabe mucho mejor, sin ser absolutamente constante. He sido juzgado por este pensamiento, en la mayoría de las ocasiones, cuando tengo la seguridad de poder expresarlo abiertamente. Por supuesto, me invento personajes, y ellos se llevan más de mí que yo de ellos.
Y cada vez que fantaseo con que estás por acá, sé que tendremos que ser narrados, no me interesa el cuándo, solo que lo seamos.
#BrevísimosRelatos

Me emociona saber lo que pasará a continuación. Es un pasatiempo la expectativa de imaginar y predecir, y después poner mis suposiciones contra la realidad. Después sorprenderme de lo equivocado que estaba o jactarme de lo correcto de su certeza. Estoy positivo en esa interpretación de vivir en un juego. De tener el control total, parcial o nulo de una situación cualquiera. De la satisfacción que brinda ser bastantemente astuto para reconocer lo que está fuera de mi control y lo suficientemente sabio para ser partícipe de lo que se encuentra dentro de mi alcance.
Estuvimos presentes en épocas, que subsistirían hasta que no quedará más que escribir ni nada más que idear en los últimos días. De ser así, una atenuación sensacional de pasajes básicos y regulares como los nuestros sería lo que podría quedar para narrarse, con tanta determinación a relatar de manera inconclusa y serpenteante, para llenar espacios que resultan insignificantes. ¿Qué tal si esa insignificancia es la que crea las tramas de las historias mejor contadas, de las más impactantes y febriles?
#BrevísimosRelatos
Parte 1/2

There is a bunding of worlds beneath our eyes, the one our naked eye cannot see in the flesh.
A vision of light and colors we would only be able to glimpse with a refractory device.
She could see that world without other need than her pure sight.
She later discovered she was a happier person because of two reasons: she was blind to the terror and enlightened to the beauty that sorrounded her.
#BrevísimosRelatos
De una caminata con @sammfranz

Documento de una vivencia singular, Parte 2 de 4. “Todo lo que estoy leyendo, ya lo habíamos vivido ayer”.
De fondo, casi en sincronía con nuestras voces, se escuchan uno tras otro, los Woods, los Foxygen, los Beatles, los Talking Heads, los Jam, los Vampire Weekend, los Phoenix, los Captain Beefheart and His Magic Band, los Led Zppelin Los Jungle y Sufjan Stevens. En fin, música que damos por sentada y que no afecta nuestra concentración en la lectura. El único comentario que hago es que todos aquellos son nombres memorables: ninguno suena ridículo, ninguno suena pretencioso, por más populares que sean.
-¿Por qué te detienes? ¡Sigue leyendo!- Me dice- Sigo sorprendido por lo que está ocurriendo, cada párrafo es la exacta vivencia de ayer. Decido no comentarle nada aún, probablemente lo que pase es que un tipo extrañísimo de déjà-vu. Decido continuar y que ella se dé cuenta por sí misma.
-¡Ja!- suelta una risotada- ¡Eso nos pasó ayer, ¿recuerdas?- su manera tan natural de decirlo me calma, tal vez no debí de tomarlo tan dramáticamente, y concebirlo como una mágica casualidad.
Leí la frase “sin previo aviso, la tormenta vino” y justo en ese momento, como si se tratara de una broma muy bien preparada, comenzó a llover.
-¿No es esto, increíble? ¡Estamos viviendo el texto!- me dijo, salió del auto y subió al toldo para dejar que el agua la mojara un poco.
#BrevísimosRelatos

Documento de una vivencia singular: “Si te gustó la escuela, te encantará el trabajo” se titulaba el libro que cuyas líneas narrábamos por turnos, mientras el otro tomaba el volante. Durante horas fue eso, ya que conocíamos el primer trayecto del camino. Leer, manejar, alzar las cejas en los pasajes con los que nos identificábamos y silencios largos (no incómodos: ya habíamos pasado esa etapa) de diálogos internos que por lo regular son mejor guardarse para uno mismo. Buen título, aquel. De los que dan la idea completa del tono de cada frase, si desde la portada el cinismo de las primeras letras te hace reír, no cabe duda de que es un fantástico producto.
Qué normal va el viaje, algo a lo que no estoy acostumbrado, para ahora, ya se me habría pinchado una llanta, o me habría encontrado con algún animal a mitad del camino, o hubiera caído una tormenta, obligándome a detenerme, o cualquier otra cosa que postergara mi llegada, como si me dijera que realmente le pertenezco más al movimiento de los viajes que al encuentro con sus conclusiones. Es mi turno de narrarle, mis pies en la guantera, porque si no pones los pies en la guantera, en realidad no se siente como un viaje de placer.
De repente sucede, aquello que postergaría nuestro viaje no sería un fenómeno natural, ni un confundido cuadrúpedo: todo lo que estoy leyendo, ya lo habíamos vivido ayer.
#BrevísimosRelatos
Parte 1 de 4

Todo en orden: Ya había pedido algunos días en el trabajo, dejado mensajes a cualquier persona que le preocupara mi ausencia, checado doblemente que la casa estuviera libre de riesgos y encargado el gato a mi mejor amigo.
A media carretera el auto pasaba rápidamente sin dejarme detener a observar cosa alguna. Pensé en dejarlo tan pronto como fuera posible, tal vez en cualquier lugar donde no se marcara la señalización de un kilómetro más en el camino.
Y así fue. Bajé, no sin antes "olvidar" todo lo que pudiera ayudarme a regresar pronto. Porque a ese lugar había ido a perderme, y no iba a dejar que nada me ayudara a volver más que mi instinto.
La soledad produce confianza en uno mismo, aunque parezca imposible de creer. Es por eso que vemos lobos esteparios a donde sea que vayamos, y a ellos nos abrimos como a nadie; el solitario entiende y vence diálogos internos que el acompañado ni imagina. Como el hambre, siempre hay un punto en el que la soledad, ya acostumbrada, se transforma en enervación: así se comprende que la soledad es no saber estar solo.
El pavimento parece fácil de seguir, así que prefiero subir por entre los árboles, todos de diferente color, pero de las mismas tonalidades. Otro punto afortunado en mi búsqueda.
Puede que hayan pasado semanas, o meses. Y yo no vi ni un alma. El único indicio del paso del tiempo era el crecimiento del vello facial.
El mejor final de un viaje, lo que lo hace terminar con buen gusto, es haber buscado perdernos, y en cambio habernos descubierto a nosotros mismos.
Junto al auto espera mi amigo, al volante, con el gato en el regazo, se ha preocupado y ha venido a buscarme, además, ya se le terminó la paciencia de cuidar al animal.
#BrevísimosRelatos

Una novia es un poema que alguien ha interpretado en toda su extensión.Habla de alguien que ha externado su latente sentido propio. Que infiere una tremenda belleza en la relación personal que continúa con un individuo en específico. Que bien podría afirmar la inauguración fortuita del amor pasional, del cariño sincero.
Más de nuestro trabajo de bodas, aquí: https://paolalpz.myportfolio.com/ Correo electrónico e información en mi cuenta.

People who love are not only close, for "close" is not quality enough to describe what both reflect as feelings towards the other.
Beyond, this is not a feeling anymore. It is an invisible force that stays among all of us who consider love as the motor of our lives. This invisible, pure vibe is as real as a tangible object, as possible to caress as our lover's body and as ancient as existence itself.
#BrevísimosRelatos

El tiempo es una invención humana, no un descubrimiento. Una herramienta para monitorear el paso de la aleatoriedad. Si bien es cierto que las estaciones del año (¿qué es un año?) y los movimientos de los astros son regidos por cierto ritmo, nunca es el mismo dependiendo de la velocidad y los elementos propios de un objeto. El único capaz de utilizarlo es el ser que ha hecho estudios sobre él y ha propuesto su facilidad en su medida.
Es gracioso saber lo que una unidad significa. Un metro, por ejemplo, es la distancia que recorre la luz en el vacío en un intervalo de 1/299 792 458 de segundo, y un segundo es la duración de 9 192 631 770 oscilaciones de la radiación emitida en un tubo guardado en una bóveda de algún país.
Es cierto, a algún científico le pareció correcto que ésta debería ser la unidad básica de algo que comprendemos como un pequeño y constante ritmo en un reloj.
Como consecuencia de esto se producen desfases entre el segundo como unidad de tiempo del universo, y el que se usa en la tierra. Llevamos siglos sin ajustar los relojes desde su invención, lo que explica por qué somos más longevos, y los años parecen durar mucho menos.
Esto nos sirve, en un ámbito de vida humana, a saber que la impaciencia, la desesperación, el estrés y cualquier sentimiento negativo, puede ser quebrantado simplemente manteniéndonos en movimiento. La espera es inútil en todo caso.
#BrevísimosRelatos

El café donde se encontraba esa noche era por mucho, su preferido. Sobre todo en las épocas lluviosas previas a la llegada de la primavera, como si el invierno quisiera dar los últimos estragos de su existencia. En una mesa comían y bebían ruidosamente unos muchachos en los que ella, al principio, no se fijó. En el suelo, tumbada sobre un piso recién fregado, su mochila, conteniendo la cámara fotográfica con la que había retratado la mayor parte de su actualidad.
Los entornos donde nos encontramos están seguramente mandando señalizaciones de lo que tendríamos que hacer a continuación, como si una corriente guiara a cualquiera capaz de interpretarlas.
Dos de esas señalizaciones le ocurrieron en el tiempo en el que estuvo mirando a través del cristal del lugar: una asombrosa, que más que alejarla de ahí, la retuvo. Cientos de puntos multicolor pasaron flotando por la calle, a una velocidad impresionante. Pensó qué tal vez era un efecto de sus lentes empañados, pero a removerlos, las luces seguían pasando, como si fueran pedazos de polvo en el viento. Ella, entusiasmada por lo que pasaba, volteó a las mesas contiguas para ver si alguien más se daba cuenta de lo que estaba sucediendo.
Los chicos ruidosos estaban ensimismados en su plática sarcástica. Los encargados del lugar se encontraban ensimismados en sus tareas rutinarias. La chica se apresuró a sacar su cámara para documentar el momento. Al encenderla, las luces desaparecieron en un cerrar de ojos.
Se puede decir que este evento inexplicable fue hecho para ella y nada más. La segunda señalización, mucho menos hermosa, fueron las miradas curiosas de la mesa de los chicos ruidosos, reconociéndola.
Esto la hizo marcharse, y al pasar por el umbral de la puerta corrediza, se esperanzó por saber que quizá, algunos eventos mágicos ocurren para aquellos que se fijan correctamente.
#BrevísimosRelatos

-¿Qué hora es?- me pregunta. -Son las vente para mi cuarto- bromeo. Ríe un poco, todavía no hay tanta confianza como para quedarse serios en los chistes malos.
Casi es hora de regresar. La manecilla se mueve justo cuando volteo a mirar el reloj. Pequeñas improbabilidades diarias.
Pienso comentárselo, pero probablemente las palabras se queden en el aire. Tenemos expectativa. Nos acabamos de conocer y estamos por entrar a un lugar donde todo es propicio para una noche de esas en las que no se duerme. Me pregunta por mi música favorita, vaya, que ni de eso hemos hablado. Ya hablamos de nuestros más grandes miedos y yo no sé ni qué música es imperdible para ella. Obviamente, me lo imagino: al sonar la primera canción, sé que ahí empieza una historia.
Le digo que mi canción favorita siempre es la última que he escuchado, la película de la que no dejo de hablar es la última que he visto, mi tema favorito es del último que me enteré, y mi libro preferido es todo aquel que haya leído hasta el final. Nunca termino uno si no me fascina. Se lo digo mientras prepara café, y yo tengo que voltear la mirada para soportar la tentación de abrazarla por detrás. Quiero que esta tensión dure lo máximo posible, una tensión exquisita, por llamarle así.
Me relajo intensamente. No hay una sola persona a kilómetros a la redonda, podríamos morir ahí y nadie nos encontraría en días, tal vez semanas.
El lugar es nuestro, nos habla, como si fuera un ente viviente, el amigo mal tercio que no para de decir que haríamos buena pareja. Los amantes nuevos sueñan con lugares así solo en palabras, pero que esté sucediendo es totalmente otra cosa. Como para potenciar eso, el fuego de la chimenea crepita, tan suave que tengo un cosquilleo en la espalda: logro ignorarlo. Un olor a madera quemada inhunda mi olfato: logro evitar dirigirme hacia ella también. Una luciérnaga entra a la cocina, y ya no puedo evitarlo más. Me acomodo a su lado en la mesa, brazo con brazo. En cuanto rozo su ropa, me doy cuenta que ella pasa por lo mismo. Yo odio preguntar la hora, pero hago una prueba: su respuesta me dirá todo. -Oye, ¿qué hora es?- -Son las vente para mi cuarto- responde.
#BrevísimosRelatos

Most Popular Instagram Hashtags