carlosfelipemejia carlosfelipemejia

3947 posts   4868 followers   2085 followings

Carlos Felipe Mejía  Senador Centro Democrático

https://m.facebook.com/pages/Senador-Carlos-Felipe-Mej%C3%ADa/325103324325978

Hoy primer Foro Programático "DEMOCRACIA Y JUSTICIA" a partir de las 2:00 pm. @cedemocratico

#Parte2

Otro grave error del Ministro es minimizar las acciones de bandas como el llamado ‘clan del Golfo’, cuyos sicarios han atacado a bala en 35 ocasiones a la Policía, han asesinado a diez agentes y han herido a 29, y eso en apenas dos semanas. Por desdeñar tan graves asuntos, mi colega María Isabel Rueda lo acuso en La W de aplicar una “visión cínica”. Ella tiene razón. Pero el Ministro, tras de cotudo, anda con paperas: resolvió que estos problemas los agrandamos los periodistas. Si Santos le hubiese contado eso a Trump, a quien le encanta culpar de todo a los medios, el mandatario estadounidense habría contratado a Villegas como asesor en materia de posverdades.

Hay algo más: Mindefensa hace gala de su ignorancia. Sin sonrojarse, declaró que este año ya han sido erradicadas 15.000 hectáreas de coca. Según la densidad de la plantación, una hectárea de coca puede alojar entre 10 mil y 30 mil matas. Usemos la densidad más baja: ¿a qué horas arrancaron 150 millones de matas, si la estrategia es esencialmente de erradicación manual y apenas comenzó a aplicarse hace unas pocas semanas?
Aun si le creemos al Ministro, algún experto debería explicarles a él y a Santos –que repitió la cifra– que para declarar, con todo el rigor técnico, la erradicación de una hectárea, hace falta no solo arrancar las matas sino esperar a que pasen varios meses sin que haya resiembra y, ojalá, con la siembra de algún producto legal en reemplazo de la coca. Una cosa es intervenir una hectárea de coca y otra, erradicarla.

Pero quizás sea demasiado pedir. Al fin y al cabo, a Villegas lo nombró el Presidente en ese cargo para que, en lo referente a las múltiples preocupaciones de los militares a su cargo –y de millones de colombianos– frente a la negociación con las Farc, se hiciera el pendejo. Y en eso, justo es decirlo, el Ministro ha cumplido su tarea a cabalidad. Por eso, en sus narices la coca pasó de 40.000 a 180.000 hectáreas, para mencionar apenas un ejemplo. Con el acuerdo de La Habana firmado ya, es hora de decirle a Villegas: “Misión cumplida y adiós”. MAURICIO VARGAS.

#Parte1

Al presidente Juan Manuel Santos le salió razonablemente bien su visita a la Casa Blanca de Donald Trump, quien tuvo palabras de elogio para el esfuerzo en busca de la paz y felicitaciones por el Nobel. Pero –como era previsible–, Trump le advirtió que Washington está muy preocupado por la disparada de los cultivos de coca y por la situación de Venezuela, en especial de la frontera con Colombia, que, según las agencias de inteligencia estadounidenses, es un colador por donde no solo pasan, de acá para allá, toneladas de cocaína, sino cientos de armas de esas que las Farc no les van a entregar a los delegados de la ONU.

Uno de los aciertos de la visita fue mantener más o menos oculto al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. En Washington no le creen, algo que, según me cuenta una fuente del gabinete, le ocurre también al presidente Santos, quien le perdió la confianza a Villegas. Las razones son varias, pero no difieren mucho de aquellas por las cuales, ante los ojos de millones de colombianos, el Mindefensa resulta tan poco convincente.

La primera es su empeño en negar las evidencias. Para Villegas, el Eln está arrinconado y ni ese grupo terrorista ni las bandas criminales están copando espacios que las Farc van dejando. Si el Ministro les pregunta a sus generales, le contarán del Cauca, del Catatumbo, del Chocó, donde, aparte del agosto que están haciendo las bandas criminales en esos espacios, hay frentes de finanzas que simplemente se cambiaron el brazalete de las Farc por el del Eln. En su empeño por tapar el sol con las manos, Villegas también minusvalora los problemas que están creando las disidencias de las Farc en varias regiones.

#Parte2

La maldita y sucia ‘mermelada’, con la que tantas conciencias han comprado (un gobernante repudiado solo se mantiene en el poder por la fuerza, repartiendo dinero a tutiplén o por ambas cosas). Tratando de maquillar el saqueo al erario, los peones de estribo de régimen se sacaron de la manga un mecanismo que impactó negativamente el consumo, por el aumento del IVA y los impagables impuestos que fueron atribuidos a las personas naturales.

Pero, si la economía va en picada, el tema social no se queda atrás. Tantas protestas e inconformismo al unísono no obedecen a maniobras de la oposición, como pretende hacerlo ver Santos: la verdad es que es el pueblo está sufriendo por la falta de salud, educación, empleo, seguridad, y está hasta el cogote del desgobierno y de la corrupción.

Está por explotar la bomba más grande de la que tengamos memoria, en manos de un presidente impopular que solo sueña con ser expresidente, para salir de gira a mostrarle al planeta su único logro de gobierno: un premio Nobel que fue comprado y que representa una falsa paz, que todavía no se ha hecho.

La ñapa I: Falta poco para la caída del régimen. Mantente firme y en la calle, mi adorada Venezuela.

La ñapa II: Silencio elocuente el del papa Francisco, ante los crímenes de Maduro. Le pudo más el corazón comunista a Su Santidad que el bienestar de un pueblo oprimido.

#Parte1

Mientras el Pte Juan Manuel Santos realiza algunas de las actividades que más le gustan, como viajar por el mundo acompañado por un séquito de lagartos y tomarse fotos para las páginas sociales de las revistas del corazón, el país es un hervidero, cuya ebullición adquiere, con el paso de los días, ribetes altamente peligrosos para la ya resquebrajada institucionalidad de la Nación (Buenaventura está ahora mismo, literalmente, en llamas).
En una misma semana,Colombia entró en paro en varios frentes determinantes para el adecuado funcionamiento de la democracia: justicia, maestros e Inpec (los sueldos que les pagan son una miseria).Además, los taxistas se tomaron las vías para bloquearlas, reclamando mejores condiciones, y la gente del Chocó y Buenaventura, desesperada por la falta de oportunidades y la violencia rampante, procedió de conformidad, y se hizo a las calles, para llamar la atención de un poder central que históricamente los ha considerado ciudadanos de tercera.
En medio de este panorama ensombrecido, el DANE reveló que en el primer trimestre de este año la economía tan solo creció un lánguido y menesteroso 1,1% (cómo estará de grave la situación que debieron reconocerla públicamente). Esto, en plata blanca, significa que las finanzas públicas se encuentran en ‘cuidados intensivos’ y, en consecuencia, que la economía se desaceleró por la falta de tracción de la demanda interna, lo que implica un gran retroceso, cuyas consecuencias pueden ser monumentales. Se trata, pues, del PIB más bajo en 8 años. ¿Le queda duda a alguien de que Santos quebró a Colombia? ¡Qué paradoja: la única economía floreciente es la ilegal de la coca, que pertenece a las Farc, al Eln y a las bandas criminales!

El comportamiento de la economía no es gratuito ni se da como reflejo de la inercia de los mercados internacionales. No, señores, la debacle tiene nombre propio: las desastrosas medidas del régimen, entre las cuales la Reforma Tributaria se cuenta como la más nociva de todas. Muchos lo advertimos, pero el Gobierno hizo caso omiso. Claro, tenían que sacar plata de donde fuera para tapar el ‘cráter fiscal’ que han dejado los excesos de la maldita y sucia ‘mermelada'

follow this page in feedly

Most Popular Instagram Hashtags