anailogico anailogico

728 posts   22,538 followers   895 followings

Vega y Patiño  Conteur d'histoires.

Vamos a fingir dos cosas, la primera: que me quieres, la segunda: que no habrán consecuencias. Vamos a fingir que sembramos cariño en el norte y lo cosechamos en el sur, tan al sur que nunca lo encontramos, somos un fracaso en el campo. Vamos a fingir que cuando te digo "amor" me hablas de olvido y de lo inevitable, me respondes con un eufemismo sobre lo efímero y yo te miro con la eternidad aguantada en la mano que sostiene la tuya. Vamos a fingir que me metes mano porque quieres algo más, miénteme un poquito, hasta después del orgasmo a ver si la esperanza que me has regalado me la puedo quedar aunque parezca querer irse contigo por la puerta. Sobre todo, vamos a fingir tus ausencias, vamos a fingir que te fuiste, viendo las fotos que nos hicimos cuando todavía no habíamos aprendido a fingir. Vamos a disimular que todavía te deseo, no contestándote los mensajes, pero oye, que nos gusta engañarnos un poquito, que nos gusta pensar que estamos bien y que tu mano casual en mi cintura no nos hará daño. Pero lo hace. Eso no se puede fingir.

Anotación del 23 de septiembre.
Fuji C200

Me parece tan bonito lo que somos cuando nadie nos está viendo. Cuándo las sábanas eran nuestro reino de cristal, y aquí eramos reyes con una suerte impresionante, al encontrar al único otro con quién este castillo se sostenía. No creo en que haya un solo amor en la vida, pero como alguna vez te dije, querer con la capacidad de darlo todo, aún sin desearlo, solo nos pasa una vez en la vida, porque después esa ausencia, nos hace egoístas, porque en el fondo sabemos lo que dejamos ir. No sé si esto te haga sentido, hoy me siento un poco raro, igual no cambia nada de lo que siento por ti, sigo pensando que cuando nadie nos ve, somos algo que solo nosotros entendemos. Hoy me siento raro porque me quiere otra persona que no eres tú, y en su momento le dije que sí pensando que quizás, tal vez, podía tener algo mejor. Y no. Hoy al despertarme, logré sobrevivir a la mañana con él pensando que eras tú. Lo sé. Terminé siendo uno de esos amantes egoístas de los que nos burlábamos, terminé siendo todo lo que soy cuando no te tengo.

Anotación del 21 de septiembre.
Kodak Color Plus 200

Contigo la vida era a medias. Recuerdo mudarnos y que esta era tu ventana favorita, nunca supe por qué, pero ahí te sentabas a fumar, a coger fresco o a simplemente huir de mi cuando el agobio nos superaba. Creo que lo tuyo siempre serán las ventanas, lo mío eran las sillas, lo mío era estar en un mismo sitio siempre, lo mío era quererte como quieren las sillas a sus habitantes cotidianos. Lo tuyo era las salidas, los escapes, el evitar el tema de tu madre que nunca fue madre y de tu padre invisible, el huir de mi necesidad de querer algo más que un piso compartido, lo tuyo no eran los compromisos. Sin saberlo te habías convertido en tu madre, y lo de ustedes eran las ausencias, aún cuándo te tenía a lado cada noche. Lo mío fue esperarte del otro lado de la ventana, a ver si de una buena vez te decidías en quedarte o si decidías que ahí fuera se estaba mejor. Yo te dejaba fumar, te dejaba la ventana para ti, porque contigo la vida era a medias, contigo tocaba conformarse, pero ambos sabíamos que yo soy de los que quiere todo, y ambos sabíamos como esta historia acaba. Y no es a medias.

Anotación del 19 de septiembre.
Color Plus 400

¿Y si nos queremos detrás de los árboles? Hablando ese idioma de la corteza y la savia, donde no nos prohíben decir "te quiero", donde no hay ruidos ni ciudad. Porque quién no crece en los trópicos impetuosos no saben, de verdad no sabes, lo qué es querer a escondidas. Donde cualquier esquina, callejuela o selva es una oportunidad para ser querido, donde agarrarte la mano al mediodía es un acto de valentía y yo moreno mío nunca he sido cobarde. Pero dime cómo hago, en este jardín bautizado de rechazo. Así que vente porfa, aquí detrás de este pino, o de aquel, donde sea, pero bésame como si fueramos libres de hacerlo, bésame que aquí florecemos aunque todo esto, parezca ma(r)chito.
Color Plus 200
Anotación del 18 de septiembre.

Hoy me levanté y por primera vez en nueve meses, no quería escribir sobre ti, pero llego el mediodía y me di cuenta que es inevitable hablarte aunque no me escuches, pensarte es un hábito adquirido, uno de esos necios de sacarse de encima y que se quedan calados. Hoy me hubiese gustado pasarte a buscar, e ir a una Cala, ir a esa costa frágil e inhabitable donde tu indiferencia y mis mentiras no existen, donde podemos fingir por el día que nos dure el coche alquilado, que somos una pareja sin problemas, que nos podemos abrazar como si ese gesto fuese común, cuando ni a ti te gusta abrazar ni a mi me gusta lo normal. Hoy no quería escribir sobre ti porque llevo un año haciéndolo y me siento pesado. Quizá sea la consecuencia de que todos me lean menos quién quiero que me lea, es como ir todos los días a contar caracoles en la orilla y regresar un día tras otro pensando que eran los mismos de ayer. Es en vano. Quererte es en vano. Escribirte también pero al menos me sirve para sobrevivir a las ausencias de tantos abrazos que he imaginado. Hoy ya no sé si esto es una despedida o es otro párrafo más que me sirve de excusa para saludarte. Hola.

Anotación del 17 de septiembre.
Kodak Gold 200.
(Resubida y cortada).

Tengo miedo, miedo a la rutina, miedo a las oficinas y sus horarios de 8 a 5. Miedo a que las ciudades se aburran de mi y me tenga que ir de ellas, tengo miedo a no pertenecer, pero viajar ya no es suficiente porque no termino estando en ningún sitio. Tengo miedo y me dan ganas de agarrarme de algo, para darme confianza, pero fallo en el intento porque mis piernas flaquean. Me escondo, detrás de este jardín de inseguridades, detrás de este abdomen que nunca será perfecto y un culo que jamás llena los pantalones, mis brazos solo son enormes con las camisetas S, y mis piernas me salvan de la vergüenza de mirarme en el espejo. Y con este inventario de defectos, aún así te miro a los ojos, para que sepas lo que te espera y es flipante que a pesar de todo esto, tu hayas dicho "claro, sube, quédate a dormir". Anotación del 16 de septiembre.
Fuji C200

Dicen que mañana hay tormenta, ¿te puedo pedir un favor? Quedémonos en esta tarde de sábado, un poco gris, un poco nostálgica, un poco muy nosotros. Es que si llega mañana, me daré cuenta que ya no somos dioses, que el tiempo si nos viene a visitar y puede ser tan cruel. Tan cruel como cuando te vas a tu casa los domingos por la noche. Pero en este momento, ese donde te miro desde la cama cerrar las cortinas para que el perro no se asuste de los relámpagos, ese momento donde te ríes porque no sabes como usar las cortinas de la casa de tu hermana, y yo me río porque los vecinos te verán en bolas. Esos momentos nos hacen pensar que son tan infinitos, como la felicidad de ellos. Así que nada, cada sábado que sean así, escondere los relojes, y nos quedaremos en el sofá solo vestidos de eternidad.

Anotación del 16 de septiembre.
Fuji C200

Hoy me preguntaron si estaba enamorado de ti y dije que no. No te ofendas, porque en verdad estoy un poco adicto a tu indiferencia y lo que tengo es cariño por tu abnegado hábito de evitar cualquier cosa que te comprometa a un nosotros. Osea me he apegado a todas las cosas que más me alejan de ti, pero nada, que así soy, una contradicción que de cualquier manera, termina deseándote para una noche o para varias. Esta foto es un tributo a las dos duchas que te pegaste la única vez que viniste a casa, ojalá visitarme si fuese un hábito tenaz del cual nunca me aburriría, primero me quedo sin agua. No te ofendas porque aunque no lo creas, y aunque te trate como un pedazo de carne constantemente, en verdad es mi manera de evitar todas las tonterías emocionales que me provocas. Es como cuando te insisto para que me respondas lo que no me quieres responder, lo nuestro es eso, un ir y venir que no tiene sentido y como no tiene sentido, aquí seguimos, acumulando excusas para que esto no se acabe nunca. O al menos eso quiero yo. Oye y que larga son tus duchas.

Anotación del 15 de septiembre.
Fuji C200

Hoy más que nunca hubiese querido tu espalda ancha aquí conmigo. Es una tontería pero hoy fui al psicólogo por primera vez y le hablé de ti, de mi dependia emocional y mi falta de amor propio apenas mencionaba tu nombre. Creo que me tiemblan un poco las piernas si te pienso, creo que me tiemblan tanto como la primera vez que te besé. Y no me tiemblan de la emoción, sino del miedo a que esto se acabe. Porque cuando lo das tanto, cuando no te guardas ni un poquito de dignidad, el desastre que acabas comiéndote, puede ser tan infinito como el amor que creíamos tenernos. Hoy más que nunca quisiera haberte tenido como ese día donde nadabas desnudo y yo iba un poco avergonzado detrás haciéndote fotos, tenía miedo de que pensaran de que yo era algún pervertido que espiaba al guapo de la playa. Y yo me sentía tan feliz, de saber que esa desnudez solo iban a poder verla en ese momento porque el resto del tiempo esa desnudez era nuestra solamente. Hoy me río de ese dia y me da un poco de nostalgia, pero de la buena, porque ese día fuimos felices, aún hoy en día a pesar de que nos estamos juntos, me tiembla el alma y todo abajo de la cintura si hablo de ti, aún hoy en día entiendo mi buenafortuna, por la felicidad que todavía nos queda, como la de ese día donde aprendimos a amarnos en la mar.

Anotación del 14 de septiembre.
Color Plus 200.

Siempre le tuve miedo a la profundidad del mediterráneo, a esa rabia acumulada de la inmensidad del agua, que como yo, se siente pasajera en la vida de todos. Todos pasan por aquí, pero es mi maldestino y el de esta mar, que nadie se queda, que todo sean intentos de rozarnos en la superficie pero con el pánico que da el ir muy profundo. Siempre le tuve miedo al ímpetu con que me querían los océanos, pertenezco en ellos porque ellos reconocen nuestra soledad común, esa circunstancia de cualquier época de la que somos esclavos, de esa circunstancia a la que hoy jueves de septiembre, le he sonreído, porque me ha llovido un poco de mar en la cara, porque me he resignado a que bajo este aguacero, encontré tu rabia también, y de sorpresa, me vi en el reflejo de un charquito improvisado en medio de la calle, y me vi sonriendo, como sonríen todos los que aceptan su destino. Te seguiré teniendo miedo, y te seguiré viendo desde la orilla y te iré poniendo nombres según vayan pasando los amantes, porque no me queda otro remedio que navegar en la corriente de otros, no me queda más remedio que resignarme a vigilar tu marea, que siempre me termina mojando los pies. Lo mío es la espera y lo tuyo, el apenas llegar.

Anotación del 12 de septiembre.
Kodak Color Plus 200

Hoy me han rechazado dos veces y no se sintió nada bien, hoy quién me encantaba (de hecho lo sigue haciendo) me contó como se liaba con otro que nunca más volverá a ver y mi respuesta fue un "hahaha que guay" que ni yo me creí. Pero nuestro tiempo ya pasó. Y no sé porque sigo aquí, si lo que quiero de él es una semana sin interrupciones donde éste piso de soltero aunque sea una semana, sea un piso de pareja. Quiero hacerme fotos contigo que nadie verá más que nosotros y agarrarte de la mano fugazmente entre las esquinas de esta ciudad en la que ambos somos extranjeros. Nada de esto pasará porque ya me hablas de otros. Nada de esto pasará tampoco con el otro que me rechazó, porque ese solo era un folloamigo que a veces nos usábamos en mutuo acuerdo para sentirnos mejor al menos por unos minutos. Y él hoy me contestó al "¿Qué tal?" con un "tengo novio" tan brutal, no por lo honesto, sino porque me di cuenta que todos parecen tener a alguien. Bueno, casi todos.

Anotación del 11 de septiembre.
Kodak Gold 200

Tengo que confesar, que soy un voyeur sentimental, al que no le quedan vergüenzas. Me gusta ver. Me gusta ver cuando sonríes después de estar dos horas en mi cama, y pones esa cara entre dormido, entre placer, entre la sosobra que da ese momento de felicidad antes de quedarte dormido, aunque sean las diez de la mañana. Me gusta contemplarte y pensar que eres mi escultura romana favorita, que como el agua corre sobre ti, yo he sido agua también y entendido el arte que se habla entre tus caderas. Tengo que confesar que soy un poco esclavo de tus manias, de tu dormir demasiado y de tus duchas que parecen tu ritual favorito, aunque en realidad sabemos que lo haces para que te vea. Bien me conoces. Y por mientras sigas enseñándome cada rincón entre los tobillos y tu cuello, yo seguiré sacándote fotos, así del amante voyeur, porque lo que sucede después que salgas de la ducha, solo son testigos, las paredes de esta casa.

Anotación del 11 de septiembre.
Fuji C200

Most Popular Instagram Hashtags